Gatos maullando: Conoce que te quiere decir tu mascota

Los gatos son criaturas fascinantes que se comunican de diversas formas, entre ellas el maullido. En este artículo exploraremos las razones por las que los gatos maúllan, los distintos tipos de maullidos y cómo comunicarnos con nuestros amigos felinos mediante este sonido. También profundizaremos en los gatos mayores y las gatas en celo, que pueden maullar excesivamente por diversos motivos. Acompáñanos mientras desvelamos el misterio que se esconde tras los maullidos de los gatos y descubrimos qué intentan decirnos nuestros peludos amigos.

Los gatos maullando se intentan comunicar con nosotros y variando el tono, la duración o la intensidad del maullido nos dicen una cosa u otra.

¿Qué es el maullido?

¿Te has preguntado alguna vez qué son las vocalizaciones de los gatos y por qué las hacen? Las vocalizaciones felinas, como el ronroneo y el gruñido, son sonidos distintos que los gatos producen con sus cuerdas vocales abriéndolas y cerrándolas rápidamente. Los gatos utilizan este sonido principalmente para comunicarse con los humanos, no con otros gatos.

Propósitos del maullido
El significado del maullido depende del contexto. Los gatos pueden maullar para indicar hambre, sed, dolor o tensión. Además, pueden maullar para solicitar la atención o el cariño de sus dueños. En situaciones poco frecuentes, los gatos pueden maullar en exceso debido a problemas médicos o de comportamiento. Comprender por qué maúlla tu gato puede ayudarte a entender mejor sus necesidades y a fortalecer tu relación con él.

Comunicación entre gatos
El maullido se utiliza principalmente para conversar con los humanos, pero los gatos también pueden utilizarlo para hablar con otros gatos. Por ejemplo, las gatas madre pueden utilizar el maullido para llamar a sus crías, y los gatos pueden maullar durante el juego para hacer demostraciones a sus compañeros. Sin embargo, el maullido no es una forma habitual de comunicación entre gatos adultos; suelen utilizar otras vocalizaciones y el lenguaje corporal para conversar entre ellos.

¿Por qué maúllan los gatos?

gatos maullando maine
Imagen de Petra Ohmer

Se sabe que los felinos vocalizan más que cualquier otro animal, y existen múltiples explicaciones de por qué los gatos hacen este ruido. Una de las principales razones es para comunicarse. Los maullidos son una de las formas que tienen los gatos de comunicarse tanto con los humanos como con otros gatos. Pueden proclamar una amplia gama de emociones y necesidades a través de sus maullidos, como apetito, miedo, juego y cariño. Los gatos también emplean los maullidos para llamar la atención o alertar a sus dueños sobre algo que necesitan.

Otra causa por la que los gatos maúllan es para expresar angustia o estrés. Los gatos pueden agitarse con facilidad, y el maullido es uno de los indicios de su malestar. Pueden vocalizar en exceso y en voz alta cuando se sienten intranquilos o asustados. Es esencial comprender los maullidos de tu gato para determinar la raíz de su angustia y proporcionarle el apoyo y el consuelo necesarios.

Los gatos también maúllan para llamar la atención. Pueden maullar para llamar la atención de su dueño o para exigir algo que desean, como comida o tiempo de juego. El maullido excesivo es una de las formas que tienen los gatos de llamar la atención de su dueño y satisfacer sus necesidades. Sin embargo, es importante diferenciar entre maullar para llamar la atención y maullar debido a una afección médica, como dolor o malestar.

Diferentes tipos de maullidos

Los felinos son famosos por la variedad de vocalizaciones que producen; una de las más típicas es el maullido. Sin embargo, no todos los maullidos son iguales. Existe una variedad de maullidos que los gatos utilizan para comunicar múltiples mensajes a sus dueños y a otros gatos. Conocer estos distintos tipos de maullidos puede ayudar a los propietarios de gatos a comprender mejor a sus amigos felinos.

  • Miau de saludo: Se trata de un maullido corto y agudo que los gatos utilizan para saludar a sus dueños o a otros gatos. Es un sonido amistoso, no amenazador, que demuestra el placer del gato por verte.
  • Miau de demanda: Se trata de un maullido más insistente que los gatos utilizan para pedir atención, comida u otras necesidades. Suele ir acompañado de roces contra las piernas del dueño u otros intentos de llamar la atención.
  • Miau de angustia: Se trata de un maullido largo y prolongado que los gatos utilizan para indicar que sienten dolor o angustia. Es un sonido triste y lastimero que puede resultar difícil de oír para los dueños de los gatos.
  • Miau juguetón: Es un maullido agudo y chirriante que los gatos suelen emitir cuando juegan. Es un sonido alegre y excitado que revela que el gato se lo está pasando bien y quiere seguir jugando.

Conocer los distintos tipos de maullidos que emiten los gatos puede ayudar a sus dueños a comprender mejor a sus amigos felinos. Observando el tono, la duración y la atmósfera de cada maullido, los dueños de gatos pueden aprender a comunicarse más eficazmente con sus gatos y responder adecuadamente a sus necesidades. Tanto si tu gato emite un maullido de saludo, de demanda, de angustia o juguetón, escucharle y responderle con afecto y cariño puede ayudar a mejorar el vínculo entre tú y tu peludo compañero.

Comunicarse con los gatos a través de los maullidos

Interactuar con los gatos puede ser difícil, pero a menudo son muy vocales a la hora de expresarse. Un maullido es una de las formas en que un felino puede transmitir sus necesidades y sentimientos. Teniendo en cuenta el tono y el contexto de los gatos maullando, los dueños de mascotas pueden comprender mejor a sus gatos y reforzar su relación.

Los maullidos individuales tienen implicaciones variadas según la situación. Por ejemplo, un maullido agudo y brusco puede indicar una petición de comida o afecto, mientras que un llanto prolongado puede comunicar angustia o disgusto. Si observan atentamente el lenguaje corporal de su gato, los dueños pueden descifrar el mensaje que se esconde tras sus maullidos.

Es importante tener en cuenta que el maullido es sólo una parte de la forma de comunicación del gato. Los gatos también utilizan los movimientos de la cola, la postura de las orejas y otros gestos para expresarse. Si son conscientes de estas señales y prestan atención a las vocalizaciones de su gato, los dueños de mascotas pueden fomentar un vínculo fuerte y proporcionar mejores cuidados. Por tanto, cuando oigas maullar a los gatos, tómate tu tiempo para observar y comprender lo que intentan decir.

Maullidos en gatos mayores

A medida que los felinos envejecen, pueden experimentar un deterioro cognitivo, similar al de la enfermedad de Alzheimer en los humanos, que puede provocar una vocalización excesiva. Los gatos mayores pueden vocalizar con más frecuencia y aparentemente sin motivo, ya que se esfuerzan por transmitir sus necesidades o comprender su entorno. Es importante que consultes con tu veterinario para determinar si existe algún trastorno médico subyacente y contemplar cómo mejorar su calidad de vida.

Los gatos mayores también pueden maullar más debido a alteraciones en su visión, audición o agilidad. Con la edad, los gatos pueden perder la capacidad de ver u oír, lo que puede inducirles a vocalizar más a menudo en un esfuerzo por localizar su proximidad o interactuar con sus humanos. Además, los gatos ancianos pueden sufrir dolor o rigidez en las articulaciones, lo que puede dificultarles el desplazamiento o el acceso a su comida, agua o caja de arena. Es fundamental tener en cuenta sus límites físicos y realizar los ajustes necesarios en su entorno para aumentar su comodidad y conveniencia.

Independientemente de su edad, los gatos mayores siguen necesitando el amor, la atención y los cuidados de sus dueños. Si comprendes los motivos de sus incesantes maullidos y tomas las medidas necesarias para satisfacer sus necesidades, puedes contribuir a que tu felino maduro viva contento y sano. Desde proporcionarle una cama cómoda hasta ajustar su dieta o simplemente dedicarle más tiempo, tu gato anciano apreciará tus esfuerzos por hacer que sus años dorados sean lo más placenteros posible.

Los maullidos de las gatas en celo

Los felinos en pleno ciclo de celo pueden ser muy ruidosos, y a menudo emiten ruidos más fuertes y prolongados que sus congéneres machos. Esto se debe a que intentan cortejar a una pareja y comunicar su voluntad de reproducirse. El llanto de una gata en celo puede ser muy marcado, y pueden mostrar otros comportamientos, como acariciar objetos y dar volteretas por el suelo, para indicar a sus posibles parejas. Es importante conocer estos hábitos y comprender lo que significan para proporcionar los cuidados y el afecto necesarios a tu mascota durante esta época.

A lo largo del ciclo de celo, los maullidos de las gatas pueden llegar a ser bastante persistentes e incluso molestos. Esto puede ser especialmente difícil si tienes varios gatos en casa o vives cerca de otros gatos. Algunas gatas también pueden volverse más agresivas durante este periodo, sobre todo si sienten que se les niegan sus esfuerzos por aparearse. Es esencial que observes atentamente la conducta de tu gata y le ofrezcas mucho cariño y atención para ayudarla a superar este periodo potencialmente exigente.

Si tienes una gata sin esterilizar, es importante que estés preparado para la probabilidad de que entre en su ciclo de celo. Esto puede ocurrir a partir de los 4 meses de edad y puede presentarse varias veces al año. Castrar a tu gata puede ayudar a evitar camadas inesperadas y también a reducir el riesgo de ciertos problemas médicos, como tumores mamarios e infecciones uterinas. Si no estás segura de si debes esterilizar a tu mascota o tienes alguna duda sobre el procedimiento, no dejes de consultar a tu veterinario.

En resumen, aunque los llantos de una gata durante su ciclo de celo pueden ser difíciles de manejar, es importante recordar que este comportamiento forma parte natural del ciclo reproductivo. Si eres consciente de lo que puedes esperar y le ofreces mucho cariño y atención, puedes ayudar a tu gata durante este periodo y garantizar que se mantenga contenta y sana. Con los cuidados y la consideración adecuados, tu gata puede seguir siendo un miembro apreciado de tu familia durante muchos años.

Conclusión

En conclusión, el maullido es sólo una de las muchas formas que tienen los gatos de comunicarse con los humanos y con otros gatos. Aunque no siempre tengan un significado claro, comprender los distintos tipos de maullidos y sus contextos puede ayudar a mejorar nuestro vínculo con nuestros amigos felinos. Es importante tener en cuenta que los maullidos excesivos, sobre todo en gatos mayores con disfunción cognitiva o gatas en celo, pueden ser un signo de problemas de salud subyacentes y deben ser abordados por un veterinario. Escuchando y respondiendo a los maullidos de nuestros gatos, podemos fortalecer nuestra relación y proporcionarles el amor y los cuidados que se merecen.

Deja un comentario

BioDiver Mundo te da la Bienvenida. Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, consientes el uso de estas tecnologías y el procesamientos de tus datos para estos propósitos.   
Privacidad